Sergio Ramos y los suyos, unos auténticos privilejiados

Efectivamente, un jugador de futbol puede abrazar a sus compañeros en cualquier parte del mundo, ya que juegan libremente en su liga, en las competiciones europeas y hasta en los torneos por selecciones, en cambio habrá mucha gente a la que no dejarán desplazar estas Navidades para dar un abrazo a sus familiares. No todos están en la misma burbuja.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s