Los Benedictinos del Valle de los Caídos y su desahucio


Quien quiera religión que se la page, con todos sus impuestos sobre sus templos e inmuebles en general.

La apología del franquismo se considera libertad de expresión por la justicia española


Tal cual, por si alguien aún lo sigue dudando que se lo preguntén al Pablo Hasél o al Willy Toledo. Libertad de expresión en este País es querer fusilar a 26 millones de rojos, pero no te metas con Carrero Blanco. Y en un País en el que supuestamente hay libertad de expresión no puede faltar una Ley Mordaza (por si acaso)