La Merkel y el Donald Trump


juego torre

Seguro a a Donald Trump jugar al juego de la torre no le hace ninguna gracia.

Anuncios