Borrell entregando la medalla de ganadores a los Talibanes