Montoro, hacienda y el Emérito


Al final resultará que todos sabían de los negocios de la Casa Real y todos se hacían el sueco, menos Corinna que se hacía la danesa