Jorge Fernández Díaz, el Diablo y Benedicto XVI